Un niño, un sueño y una conmovedora razón para vivir

VALENTÍN LUGONES, con diagnostico de encefalopatía no evolutiva, tipo tetraplejia, secuelas motriz y del lenguaje recibió la ayuda de la Fundación Hamburgo
  • Publicado el 03/11/2017, 10:11
  • 0
15126101725a28997c1353a.jpg

03/11/2017 -

Hace 9 años, Valentín Lugones iniciaba en el Colegio La Sagrada Familia del barrio Autonomía, la etapa superior del sistema educativo. Tenía por entonces, justamente 9 años, una discapacidad, algo de temor y muchísimas ganas de superarse. EL LIBERAL lo acompañó en ese comienzo… Una nota escrita con la ternura que Valentín transmitía se publicó en julio del 2008. Hoy, volvimos a buscarlo en “La Sagrada”, como los chicos llaman a ese colegio del Autonomía. Y nos encontramos con un joven fuerte, lleno de ganas de vivir y merecedor de cientos de amigos que fue cosechando a lo largo de la secundaria.

Con 18 años, su ejemplo de superación sigue dando que hablar entre sus compañeros, docentes y directivos del Instituto.

Pero vamos paso a paso. A Valentín, de nacimiento le diagnosticaron encefalopatía no evolutiva (tipo tetraplejia), con secuelas de motricidad en todo su cuerpo y de lenguaje, pero que no afectó su nivel intelectual y de aprendizaje.

A los 2 años, empezó con su tratamiento neurokinesiológico y de estimulación temprana, llevando así un incesante transcurrir por médicos y viajes para avanzar con los distintos tratamientos que hoy le permiten tener una vida más estable.

“Por suerte ya es mi último año en el secundario. Fue mucho tiempo de esfuerzo y tengo grandes expectativas de seguir estudiando y llegar a la universidad para especializarme en informática”, señala Valentín.

Antes en su andador, hoy con dos bastones canadienses, se moviliza por sus propios medios y más allá de cualquier barrera física, sólo él sabe lo que pueda dar para su propio crecimiento personal, siempre con el apoyo incondicional de sus padres: Daniel Lugones y Patricia Carabajal.

Hace dos años le realizaron una osteotomía múltiple de su pierna izquierda, en el Hospital Británico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Es la pierna que más complicada tenía, queda una cirugía de la pierna derecha para más adelante”, explicó su padre.

Si bien mediante obra social, la familia Lugones logró cubrir gran parte del tratamiento del joven, cada vez que necesita llevar a su hijo a Buenos Aires, sus compañeros de trabajo, amigos y conocidos de Valentín, lo ayudan económicamente para cubrir los gastos de la estadía, mientras su hijo recibe el tratamiento. Así también, reconocieron el apoyo que en distintas ocasiones la Fundación Hamburgo tuvo con ellos.

En la última oportunidad la Fundación le donó a Valentín un MINIGIMNASIO, el mismo fue recomendado por el Kinesiólogo que está a cargo de su tratamiento, para que pueda trabajar los músculos de sus piernas, ya que por su diagnostico médico y habiendo atravesado en primer termino una cirugía en su pierna izquierda era necesario fortalecerlos para una próxima cirugía en su pierna derecha.


Más Fotos:


Compartir


Comentarios

Se el primero en comentar!

Deja tu comentario


* campos requeridos

Procesando...